lunes, 27 de diciembre de 2010

Nos encontramos por casualidad..


Nunca es suficiente, siempre queremos más,
la avaricia rompe el saco? probablemente sí pero es inevitable,
supongo que esa especie de esperanza de llegar a más, de querer más, de vivir más nos da un motivo más para esforzarnos...pero otras tantas veces no valoramos lo que tenemos ante la expectativa de que podemos tener mucho más de lo que ya poseemos. Conformarse no es una opción pero tampoco seguir esperando, no disfrutar de lo que somos, de lo que tenemos solo por el hecho de pensar que podemos tener mucho más...
Un día te vas a olvidar de mí. Un día. No hoy, no mañana, ni siquiera el año o el mes que viene. Pero un día me vas a ver y vas a pensar: "¿A este hombre era al que yo amaba tanto?" y no vas a poder creerlo. Y a lo mejor hasta vas a comentar con la persona que tengas a tu lado: "Mira, a ese hombre era al que yo amaba tanto". Y la persona que tengas a tu lado no lo va a poder creer. Tal vez te dirá, después de mirarme de arriba abajo con ojos acuciosos e incrédulos: "¿A ése?". Y sonreirá sintiéndose un poquito superior, porque es tu presente y yo solamente, "ese", tu pasado.
Y ¿sabes qué? No te vas a dar cuenta de que me olvidaste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario